10 pasos sencillos para controlar la ira

autocontrol

La ira, expresada apropiadamente, no es una emoción dañina. Sin embargo, muchas veces la manejamos suprimiéndola demasiado o expresándola de una manera muy hostil.

Por ello hay que considerar ciertos pasos sencillos para controlar la ira y poder expresarla de una manera constructiva sin herir a nuestros semejantes. A fin de cuentas, se trata de ver la forma de cómo hacer para no explotar en el trabajo o en casa.

Hay que admitir la ira

Es lo primero que hay que resolver. Y es que cuanto más rápido se admite la ira, más rápido se puede disipar la frustración al aceptarla antes de volcarla al público. También para evitar culpar o criticar a otros – que sólo aumenta la tensión – se debe usar el “yo” para describir el problema.

De tal forma hay que uno debe ser respetuoso y específico. Por ejemplo, expresar: “Estoy muy molesto porque dejaste las cosas en la mesa sin recoger”, en lugar de “tu nunca limpias la casa.”

Aceptar el hecho que nadie es positivo

Ser positivos no significa que todo en el mundo es perfecto, que las situaciones son las mejores y que no habrán obstáculos que soslayar. Al contrario, significa aceptar el hecho que en nuestra vida necesitamos un equilibrio.

Quizás al comienzo sea difícil dejar ir la necesidad de perfección y control en la vida, pero muchas veces este es un efecto liberador para aceptar que algunas situaciones se encuentran fuera de control, y que en vez de gastar energía en emociones negativas, mejor es aceptar que las cosas no salieron como uno pensaba para luego analizar qué se podría hacer mejor la próxima vez.

Tomar una decisión

De acuerdo con el Dr. Steven B. Gordon, Ph.D ., Executive Director of Behavior Therapy Associates, la mejor manera de controlar la ira es “ordenar la acción tan lejos posible y hacia lo que te importa” . Al hacer esto, nos obligamos a nosotros mismos a plantear nuestras decisiones (incluso cuando está enojado) en base en un objetivo saludable.

Un “secreto” para de alguna forma controlar la ira y calmarnos un poco es contar del uno al diez. Hay gente que necesita contar hasta 50 o 100. No interesa. Y se consigue un mejor resultado si entre cada conteo se añade una frase como por ejemplo: “me siento relajado” ,“tengo paciencia”, “estoy sereno”.

A fin de cuentas se trata de saber elegir entre permanecer un tiempo en silencio o tomar la palabra.

Buscar las causas

Al aceptar que uno está enojado básicamente uno está identificando su responsabilidad de sus decisiones y acciones. Cuando se acepta la ira, es como mirarse al espejo y entender que uno es la persona que está actuando enojado, y todo el mundo está respondiendo a tal enojo.

En fin; se trata de buscar también la causa de este enfado: emociones como el miedo, la tristeza, el estrés, la vergüenza o el cansancio son sustitutos de la ira. Por ello se debe buscar cuál es el origen de tal fatal sentimiento.

Pensar en metas constructivas

Esta es la parte en que uno debe detenerse por un minuto para darse tiempo a fin de controlar la ira y el enojo. También es donde se empieza a pensar en cómo se podría reaccionar, pero sin reaccionar aún.

Por ello se debe tratar de establecer metas más realistas para uno mismo, en lo que respecta a la situación que lo irrita. Hay que preguntarse a sí mismo, “¿cuáles son las soluciones alternativas para resolver esta situación?”. A fin de cuentas, ser específico en tanto te sea posible, y muy concreto.

Hacer ejercicios

Existen ciertos aspectos de nuestro estilo de vida que pueden empeorar los sentimientos de ira. Y solamente basta con introducir unos pequeños cambios para conseguir grandes beneficios.

La idea es hacer alguna actividad que te “obligue” a pensar en otra cosa. Por ejemplo, hay que hacer ejercicios físicos practicado a modo de rutina que ayudará a evitar que la tensión se acumule y alejarnos por un tiempo de las tensiones cotidianas que son de enorme ayuda para elevar lafortaleza mental.

De igual forma, son de gran utilidad los ejercicios de relajación, como el yoga y la meditación, que son claves para liberar tensión de forma sana y controlada.

Sin duda que este tipo de ejercicios de reafirmación nos enseñarán a expresar los sentimientos y las necesidades con calma y siempre respetando a los demás.

Aprender a expresarse con calma

Uno debe por todos los medios intentar expresar su sentimientos de enfado con seguridad, usando palabras tranquilas y lógicas, en vez de recurrir a la violencia. Si se tiene una discusión acalorada, o hay temor que se produzca, se debe recordar que uno debe hablar más despacio para pensar cuidadosamente lo que se quiere decir.

A ello uno debe expresar con claridad lo que se quiere y cómo se puede conseguirlo y escuchar atentamente a la otra persona. No olvidar que todo el mundo tiene derecho a tener su propia opinión.

En suma; se debe mantener la calma pese al enfado y al de la otra persona e intentando mostrarse seguro de uno mismo, en lugar de sarcástico o agresivo.

Desarrollar la empatía

Ser empático significa entender y comprender a la otra persona; en fin; ponerse en sus zapatos. Cuando realmente podemos hacerlo y percibir sus necesidades, pensamientos y sentimientos , podemos entender la razón de nuestra conducta.

Esto no significa que tenemos que estar de acuerdo con esa persona, pero sentir y ver las cosas desde su punto de vista, nos ayuda enormemente a tener una perspectiva diferente y a eliminar la ira.

Analizar el nivel de autoestima

Una de las principales causas de la ira y el enojo, es una autoestima baja. Todos tenemos ciertas zonas con una buena autoestima y otras con una autoestima demasiado baja.

Y creemos, equivocadamente, que si se reconoce que nuestra autoestima es baja, es que nos encontramos mal y que somos personas de “segunda”. Grave error.

Lo único que señala es que se tuvo un aprendizaje equivocado en algunos aspectos y que sería muy conveniente que lo trabajáramos, para sentirnos mejor y obtener los mejores resultados en todo lo que se haca cada día.

Revisar el progreso

Después que uno haya actuado y la situación haya finalizado, uno debe tomarse cierto tiempo a pensar sobre cómo estuvo. Solamente uno debe preguntarse: ¿Cómo lo hice? ¿las cosas salieron como se esperaba? ¿y por qué no salió así? ¿estoy satisfecho con lo que hice?

Y es que se necesita cierto tiempo para reflexionar sobre cómo las cosas funcionaron después de atravesar la “tempestad”. Eso ayuda a que se uno aprenda sobre ti mismo permitiendo evaluar qué método de resolución del problema funciona mejor.

En tu caso, ¿cuántas veces has perdido el control de ti mismo cuando estuviste ofuscado? ¿cómo lograste superarlo?

Visto en http://pymex.pe/

Anuncios

Acerca de Ing. Gustavo Vittek

Ingeniero Industrial (ITBA), eMBA (Universidad Siglo 21), CPIM (APICS, CIRM (APICS) El desarrollo de mi carrera se fue dando en empresas multinacionales y en PyMES, relacionadas con actividades de alimentación, retail, consultoría y textil. Mi primer experiencia laboral la tuve en Brahma Argentina, como analista de materiales y planificación de compras de materias primas e insumos. En dicha empresa llegué a coordinar el sector de logística industrial, responsable de la planificación de producción y compras, distribución de producto terminado y atención a distribuidores. Dejo Brahma para ingresar en PricewaterhouseCoopers en la práctica de Consultoría de operaciones. Mi carrera continúa en Dia Argentina, al frente del Centro de Distribución en Vicente López, Buenos Aires por un período de casi 2 años. Llegamos a mi actual ocupación como Gerente de planta de Rontaltex S.A. En este punto de mi carrera aparece la necesidad de compartir los conocimientos y vivencias adquiridos en estos primeros años de experiencia laboral, sumados a las horas de capacitación en diferentes temas. En el año 2014 tomo contacto con Diseño Humano, una herramienta que permite conocer nuestro ser original, sin los condicionamientos de nuestra educación formal e informal. De una manera gráfica, simple y práctica, Diseño Humano nos permite conocer nuestra esencia, nuestros dones y áreas de aprendizaje, a la vez que nos muestra la forma correcta de llevar adelante nuestra vida, tomando decisiones desde el lugar correcto de nuestro diseño. Tenemos en nuestras manos el manual de instrucciones para llevar adelante nuestra vida de la forma más fluida y alineada con nuestra esencia. A principios de 2015 recibo la certificación de Guía de Diseño Humano Consciente. Estoy habilitado para hacer lecturas y dar orientación de los diseños que me soliciten preparar.
Esta entrada fue publicada en Autoconocimiento, Autocontrol, Coach, Emociones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s