La fábula del cuidador y el aceite

faro

La historia que les presento habla sobre la importancia de tener enfoque. Hoy en día, se podría decir, es un lujo encontrar a personas enfocadas, que sepan lo que quieren y a donde quieren llegar. Este relato a continuación habla sobre eso, sobre cómo tener una visión y seguirla, aunque muchas veces existirán personas o circunstancias que pueden hacer que nos alejemos de esa visión, siempre es importante seguir ese camino que ya nos hemos trazado.

Una vez en un pueblo muy lejano, una persona recibió la misión de alumbrar un faro. Para ello, las personas que lo contrataron, le proporcionaban una vez al mes aceite para que cumpla esa misión. Todo parecía sencillo y simple de hacer y el cuidador empezó a trabajar.

A los pocos días de empezar, una vecina del pueblo le pidió aceite para calentar su casa pues hacía mucho frío, a lo cual el cuidador aceptó. Luego, unos días después, un señor necesitaba aceite para su lámpara, pues su casa estaba era muy oscura y no podía ver casi nada dentro de ella, el cuidador también accedió a tal petición. Por último, otro señor le pidió que le diera un poco de aceite para aceitar su rueda del coche, el cuidador, al igual que los anteriores, accedió al pedido porque consideraba que todos eran pedidos justificados y causas nobles.

Casi unos días antes de fin de mes, el faro se apagó por falta de aceite y como consecuencia de esto varios barcos encallaron en los acantilados. Sus jefes lo despidieron de inmediato diciéndole: “Se te dio el aceite por una sola razón: queríamos que mantengas el faro ardiendo”.

Moraleja: Siempre debes tener un enfoque. Todos los líderes saben esto, la importancia de estar enfocados, de tener un horizonte y saber a dónde se quiere llegar. Saben que no pueden ayudar a todo el mundo (por más que quisieran), y si lo intentaran, terminarían extenuados, estresados y con ganas de tirar la toalla.  Por eso es importante priorizar el trabajo que debe hacer uno.

Fuente: http://pymex.pe/suplementos/la-fabula-de-la-semana/la-fabula-del-cuidador-y-el-aceite?utm_source=email+marketing&utm_campaign=01-FAB-MG&utm_medium=email

Anuncios

Acerca de Ing. Gustavo Vittek

Ingeniero Industrial (ITBA), eMBA (Universidad Siglo 21), CPIM (APICS, CIRM (APICS) El desarrollo de mi carrera se fue dando en empresas multinacionales y en PyMES, relacionadas con actividades de alimentación, retail, consultoría y textil. Mi primer experiencia laboral la tuve en Brahma Argentina, como analista de materiales y planificación de compras de materias primas e insumos. En dicha empresa llegué a coordinar el sector de logística industrial, responsable de la planificación de producción y compras, distribución de producto terminado y atención a distribuidores. Dejo Brahma para ingresar en PricewaterhouseCoopers en la práctica de Consultoría de operaciones. Mi carrera continúa en Dia Argentina, al frente del Centro de Distribución en Vicente López, Buenos Aires por un período de casi 2 años. Llegamos a mi actual ocupación como Gerente de planta de Rontaltex S.A. En este punto de mi carrera aparece la necesidad de compartir los conocimientos y vivencias adquiridos en estos primeros años de experiencia laboral, sumados a las horas de capacitación en diferentes temas. En el año 2014 tomo contacto con Diseño Humano, una herramienta que permite conocer nuestro ser original, sin los condicionamientos de nuestra educación formal e informal. De una manera gráfica, simple y práctica, Diseño Humano nos permite conocer nuestra esencia, nuestros dones y áreas de aprendizaje, a la vez que nos muestra la forma correcta de llevar adelante nuestra vida, tomando decisiones desde el lugar correcto de nuestro diseño. Tenemos en nuestras manos el manual de instrucciones para llevar adelante nuestra vida de la forma más fluida y alineada con nuestra esencia. A principios de 2015 recibo la certificación de Guía de Diseño Humano Consciente. Estoy habilitado para hacer lecturas y dar orientación de los diseños que me soliciten preparar.
Esta entrada fue publicada en Fabulas para reflexionar y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La fábula del cuidador y el aceite

  1. Renata dijo:

    Muy bueno, mas de uno debería leerlo y mas que nada practicarlo !!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s