El billete de cincuenta dólares

50bill

La historia que les traigo en esta ocasión es El billete de cincuenta dólares. Aquí aprenderemos que en nuestros momentos de mayor ofuscación, de derrota, donde cualquier esperanza ya parece perdida, siempre existe otra manera de afrontar las circunstancias.

Alguien como ese gran escritor que es Marcel Proust dijo: “Para conocer nuevos paisajes no es necesario viajar por el mundo, lo importante es cambiar la mirada”. De igual forma, nosotros podemos decir que en los momentos de mayor tristeza uno no debe olvidar lo maravilloso que puede encerrar la vida.

Que en este momento te esté yendo mal no significa que toda la vida no tiene valor. La vida, como cualquier relación amorosa, suele transitar por altos y bajos. Todo se reduce a tu forma de actuar, al cómo. ¿Cómo miras tú el mundo?

Alfredo, con el rostro abatido de pesar se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café.

Deprimido descargó en ella sus angustias…que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación…todo parecía estar mal en su vida.

Marisa introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 50 dólares y le dijo:

– Alfredo, quieres este billete ?

Alfredo, un poco confundido al principio, inmediatamente le dijo:

– Claro Marisa…son 50 dólares, quién no los querría ?

Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo. Mostrando la estrujada pelotita verde a Alfredo volvió a preguntarle:

– Y ahora igual lo quieres ?

– Marisa, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 50 dólares, claro que los tomaré si me lo entregas.

Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.

– Lo sigues queriendo ?

– Mira Marisa, sigo sin entender que pretendes, pero ese es un billete de 50 dólares y mientras no lo rompas conserva todo su valor…

– Entonces Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee sigue siendo tan valioso como siempre lo hayas sido…lo que debes preguntarte es cuanto vales en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.

Alfredo quedó mirando a Marisa sin atinar con palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.

Reflexión

En El billete de cincuenta dólares es una historia que nos interpela sobre cómo queremos ver la vida. Porque en muchos casos un objeto no es apreciado de la misma forma por distintas personas. Por ejemplo, un carpintero ve en un martillo una herramienta de trabajo; un asesino, un arma.

Esto también sucede con la vida: depende de ti cómo quieras verla. Nada de lo que nos rodea tiene un valor en sí, nosotros le damos ese valor. Nosotros elegimos qué adorar, nosotros elegimos qué pensar, nosotros elegimos cómo actuar. Ama el dinero y los objetos, y nunca tendrás suficiente.

Adora tu cuerpo, tu belleza y tu atractivo sexual, y siempre te sentirás feo. Adora el poder, y siempre sentirás debilidad y miedo. Tú eliges qué adorar.

Fuente: http://pymex.pe/suplementos/la-fabula-de-la-semana/el-billete-de-cincuenta-dolares-2?utm_source=email+marketing&utm_campaign=01-FAB-MG&utm_medium=email

Anuncios

Acerca de Ing. Gustavo Vittek

Ingeniero Industrial (ITBA), eMBA (Universidad Siglo 21), CPIM (APICS, CIRM (APICS) El desarrollo de mi carrera se fue dando en empresas multinacionales y en PyMES, relacionadas con actividades de alimentación, retail, consultoría y textil. Mi primer experiencia laboral la tuve en Brahma Argentina, como analista de materiales y planificación de compras de materias primas e insumos. En dicha empresa llegué a coordinar el sector de logística industrial, responsable de la planificación de producción y compras, distribución de producto terminado y atención a distribuidores. Dejo Brahma para ingresar en PricewaterhouseCoopers en la práctica de Consultoría de operaciones. Mi carrera continúa en Dia Argentina, al frente del Centro de Distribución en Vicente López, Buenos Aires por un período de casi 2 años. Llegamos a mi actual ocupación como Gerente de planta de Rontaltex S.A. En este punto de mi carrera aparece la necesidad de compartir los conocimientos y vivencias adquiridos en estos primeros años de experiencia laboral, sumados a las horas de capacitación en diferentes temas. En el año 2014 tomo contacto con Diseño Humano, una herramienta que permite conocer nuestro ser original, sin los condicionamientos de nuestra educación formal e informal. De una manera gráfica, simple y práctica, Diseño Humano nos permite conocer nuestra esencia, nuestros dones y áreas de aprendizaje, a la vez que nos muestra la forma correcta de llevar adelante nuestra vida, tomando decisiones desde el lugar correcto de nuestro diseño. Tenemos en nuestras manos el manual de instrucciones para llevar adelante nuestra vida de la forma más fluida y alineada con nuestra esencia. A principios de 2015 recibo la certificación de Guía de Diseño Humano Consciente. Estoy habilitado para hacer lecturas y dar orientación de los diseños que me soliciten preparar.
Esta entrada fue publicada en Historias para reflexionar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El billete de cincuenta dólares

  1. Verosi28 dijo:

    Me gusto mucho! Gracias por darle ese enfoque y compartir !

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s